La Década de Oro del Waterpolo argentino

    La década de oro del Waterpolo argentino fue entre los años 1950 y 1960, donde el seleccionado argentino logró sus más importantes triunfos y demostró en la gran mayoría de los encuentros internacionales su gran poderío. Los resultados de las clasificaciones de esos años demuestran estos hechos:

   Juegos Sudamericanos: El seleccionado intervino en 5 de estos juegos entre los años 1950 y 60 clasificándose: 4 veces campeón y una vez subcampeón.

   Juegos Panamericanos: En el mismo período intervino en 3 oportunidades, clasificándose dos veces Campeón y una vez Subcampeón.  

   En esta época el Waterpolo había ganado gran popularidad, tal es así, que de acuerdo a las estadísticas de los campeonatos Nacionales llegaban a formarse 120 equipos entre Juveniles y Mayores y aproximadamente 80 equipos en las categorias Menores, cifra asombrosa comparándola con la de la actualidad. La participación no sólo era fuerte a nivel nacional, ya que en campeonatos Metropolitanos participaban 9 equipos de 1era División. En los años 1953/54 dos instituciones realizaron una gira por Europa. El Club Gimnasia Esgrima de Bs. As. Por España y Portugal con muy buenos resultados y el Club Comunicaciones de Bs. As. por Alemania, Austria e Italia, donde intervino en 13 partidos de los cuales ganó 12 y perdió 1.

  Argentina: “Por un Waterpolo más dinámico”

            Nuestro país en la década del ´50 no fue sólo artifice del mejor Waterpolo de su historia, sino que además se constituyó en propulsor a nivel internacional de este deporte, al conseguir la adopción de diferentes normas que dinamizaron el juego.

   Luego de año 1907, año de creación de la Federación Internacional de Natación (F.I.N.A.) el waterpolo se practicó en todo el mundo de acuerdo a las reglas que dicha institución fijara. En contraposición a ello, en nuestro país existía un punto del reglamento que no era ppuesto en práctiva, ya que se consideraba qu ele restaba movilidad al deporte y contribuía a la estática. En tanto el reglamento internacional decía, que cuando un jugador era amonestado ningún otro podía desplazarse – caso contrario se consideraría falta grave y ssería sacado fuera del natatorio hasta que el oponente anotara un tanto a su favor – para el criterio argentino se debia permitir la libertad de movimientos de otros jugadores cuand se marcaba un ainfracción.  

   Así fue que a fines de 1939, por inquietud de los árbitros argentinos Manuel Segura. Ezequiel Lipretti y Eduardo Barrenechea, se presentó en el Congreso de Chile una propuesta de modificar las reglas que hasta entonces regían en Sudamérica (eran las que regían a nivel internacional) con el fin de hacer más dinámico el Polo Acuático. Finalmente Argentina y Brasil apoyaron las reformas y los demás sudamericanos vieron el visto bueno a las intenciones de nuestro país, siendo a partir de ese momento, el reglamento sudamericano adaptado a las reformas argentinas propuestas.  

   Más tarde en el Congreso de Wembley de 1948, año en el cual un argentino, el ingeniero Mario Negri ocupaba la presidencia de la F.I.N.A., la Argentina presentó las mismas propuestas que en el Congreso de Chile, pero esta vez frente al Comité Internacional, quién exigió al organismo argentino que realizara un partido de exhibición con las reglas propuestas. Así fue que, el mismo equipo argentino reforzado con un jugador chileno y dos uruguayos, llevaron adelante la exhibición frente a un auditorio colamdo de público, autoridades y deportistas. En el Congreso de 1950 realizado en Milán, se aprueban las reformas propuestas por Argentina y son puestas en práctica por primera vez a nivel internacional en los juegos Panamericanos de Bs. As. en 1951 y posteriormente en los Juegos Olimpicos en 1952 .